Antihistorias de amor

Como pensaban algunos que había muerto, perdona que no me levante. De hecho, solo pasaba por aquí, y me di cuenta de que ya nunca estabas. Te fuiste hace un tiempo, cuando llegaron los rigores del invierno, y me quedé vacío, y sin ganas de nada, ni de escribir. Me quedé por un tiempo callado, sin improvisarle versos a la luna y con el único consuelo de los pocos recuerdos que conservaba de ti.
Así, escondido, nos imaginaba juntos pasando una tarde de domingo debajo de las mantas, o pateando las hojas secas de los árboles que habotan las aceras de la Gran Vía. También fui al cine contigo y me quedé toda la película mirándote e incluso una vez nos escapamos una mañana a la orilla del mar quedándonos callados mirando el infinito.
Todas estas cosas, nunca pasaron ni pasarán y se quedaran guardados en algún cajón de mi mente. Por algún tiempo querrán salir a la superficie más de lo conveniente, pero poco a poco, esos recuerdos inventados se iran desvaneciendo. Pero te veré, y te encontraré en las calles, o en los bares, o donde quiera que el destino tengo a bien, y no podré evitar volver a esos lugares comunes que habitan en mi corazón. Tú no lo sabías, y sin querer, te hice mía. Por eso, hoy, día de los amores frustrados y de los corazones solitarios quería decirte, que este ajado y roto corazón, siempre será tuyo… aunque tú no lo sepas…

Anuncios

2 thoughts on “Antihistorias de amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s