Mi primera cana

No me gusto. Soy gordo, con el cuerpo peludo, calvo y miope, y además, creo que bastante feo, pero si había algo de lo que me jactaba era de no tener ni una sola cana. Ya son 37 años los que carga esta osamenta, y muchos de mis amigos ya hace tiempo que tienen el cabello plateado, pero yo nunca he tenido ni una, y no es porque no haya tenido preocupaciones en mi vida, que las ha habido y bien gordas…pero no, nunca me vi adornado por ningún pelo blanco. Si que es bien curioso que mi larga barba sea multicolor, yendo de mi color castaño predominante hasta unos sorprendentes tonos rojizos que no se bien bien de donde han podido salir, genéticamente hablando… Pues bien, el otro día me estaba mesando la barba delante del espejo del baño cuando me di cuenta que en mitad de la barba, entre la profusa población pelirroja se encontraba un solitario, aunque largo, pelo blanco. En mitad de ese ensortijado bosque de ocres otoñales que es mi barba estaba allí solito casi camuflado entre sus hermanos. Se que el tener una cana con 37 años no me hace en absoluto especial, pero marca un hito en mi vida. No os voy a decir que esto marca un irremediable paso a la madurez, ya que ese tren ya partió hace mucho tiempo, sino más bien, la ausencia de canas era un poco la marca de identidad que hacía que sintiera los estertores de una juventud que poco a poco se iba desvaneciendo, como un vago recuerdo. Y apareció como un recordatorio de mi fungibilidad. Si, es cierto que la calva o las arrugas también eran signos de que iban pasando las primaveras, pero esa ausencia de ese signo de envejecimiento tan evidente que resultan las canas… aissss, es que me sostenía en un sueño quimérico en el que me veía capaz de muchas cosas, las cuales, hoy no os voy a contar. Así pues toca asumir que vienen tiempos nuevos, tiempos inciertos en los que el futuro aparece entre brumas. Estoy deseando ver que hay más allá y lanzarme de cabeza a disfrutar de un camino que tiene toda la pinta de ser apasionante. No voy a cambiar, para eso es ya demasiado tarde, pero si que ha llegado la hora de comenzar a mirar a la vida a los ojos y preguntarle ¿Qué hay de lo mío?

Anuncios

2 thoughts on “Mi primera cana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s