Porque las cosas cambian

El otro día tuve una conversación con un amigo que en su día fue mi maestro, y me preguntaba por qué últimamente no escribía. Explicándole los m otivos de mis “vacaciones” le explicaba que quería darle una vuelta de tuerca a los posts que escribía y quería dejar de lado ese porno emocional que tanto ha abundado por estos lares. Llevo bastante sin escribir, y no por falta de ideas, sino por la imperiosa necesidad de vivir. Hoy que de nuevo me pongo frente al teclado tengo la disyuntiva de si escribiros una suerte de reverberación de mis bajos instintos o bien tratar de acercaros un poco de este ser imperfecto que no para de navegar por aguas pantanosas. Puede que os parezca extraño, pero hoy no voy a hacer ninguna de las dos cosas, o quizás las dos cosas a la vez. Hoy voy a hablaros de Facebook. Sí… Sabeis que ahora os ponen esas publicaciones que pone lo que estabais haciendo hace un año… La verdad es que no se quien demonios se pensó esto, pero es una cosa bastante perversa, o al menos, os puedo asegurar que para mi lo ha sido. Uno ve dónde estaba hace un año y piensa en qué no sabe cómo han pasado las cosas, en todo lo que ha tenido que pasar durante 365 días para que la vida gire de una forma tan veloz. En primer lugar he de decir que hay cosas que no me gustan que hayan pasado y que hay gente que he dejado de frecuentar que hecho muchísimo de menos, pero quizás no se como hacer para que las cosas ahora sean diferentes de lo que son. De cualquier manera, he de ser consciente de que los caminos por los que discurre hoy mi vida están muy lejanos de gente a la que quiero a rabiar y que no han dejado ni estar en mi corazón, ni nunca dejarán de estar. Pero por el otro, me miro al espejo, y obviando los cambios físicos, que son evidentes, , veo algo en la mirada que ha cambiado. Si algunos de los que me conocen de verdad me presta tención se habrá dado cuenta de que mi discurso ha cambiado, y no es por otro motivo que ahora tengo claro lo que quiero. Lo jodido es que me al mismo tiempo me he dado cuenta de que aquello que quiero es sin lugar a dudas totalmente imposible de conseguir.

Volviendo al principio, a la conversación que tuve con mi viejo y joven profesor, decirle que me di cuenta de que es difícil tomarme en serio a estas alturas, pero que al fin y al cabo soy el mismo pobre chico del instituto que en el fondo lo único que quiere es que le quieran y que le acepten con su mochila de imperfecciones. También decirle que sí, que soy estupido, pero no lo suficiente como para no haberme dado cuenta de que si mi vida ha cambiado tanto en un año, puede pasar lo mismo en lo sucesivo, y para variar e ignorando a Murphy, que los cambios que hayan de venir sean por fin a mejor. Y sí, lo reconozco, lo he vuelto a hacer, más porno emocional… No esperarias que a estas horas fuera a cambiar…no?

Anuncios

One thought on “Porque las cosas cambian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s