Aeropuertos

Dejando que vuelen las cosas me encuentro, ya que me he dado cuenta que , cada cosa por su motivo, deben despegar.
No se si será cuestión del calendario o de las noches en vela. No se si será por la luz ocre que manda en mi penumbra o la soledad de los paseos nocturnos por la ciudad sin límites a bordo de mi caballo alado. Todos deseamos despegar, pero yo me encuentro con un enorme ancla que me deja pegado a tierra, soñando horizontes viendo como los aviones cogen altura y desaparecen en el horizonte cruzando el mar. Así pues, uno puede vivir de sueños y hacerse todas las pajas mentales que quiera, con películas Disney y princesas que vean que la verdadera belleza está en el corazón y demás polladas, o bien puede tomar conciencia y asumir la posición que le ha tocado. Yo quería jugar de delantero, como Messi, pero que le vas a contar a Vermaelen…
Nunca fui para estrella, pero si que hubo un momento en la vida en la que el vino y las rosas no parecían tan lejanas. Tenía hasta pelo y una 42, y no se por qué, la mirada más triste del mundo. Ahora, tras el trompazo monumental y con la vía aún enganchada al suero elemental he decidido transitar por los aeropuertos, sin esperanza de partir en ninguno de los aviones, sólo con la intención de buscar las sonrisas de las gentes que vienen y van, para ver si con un poco de suerte aprendo algo o gano la suficiente, como para encontrar una salida de emergencia. Paradójicamente no puedo parar de sonreir… Será que me habré cruzado con alguien que me ha recordado a ti…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s