Cosas que vuelan

Sentado en el suelo, con el teléfono en la mano y sin aliento. Los ojos se humedecen y te preguntan por qué estás luchando para que esa lágrima no caiga irremediablemente por tu mejilla. Hay veces que hablo de amor, y hay veces que el amor es tanto que uno no sabe ni explicarlo, porque ha dejado de ser amor y duele… duele tanto que ya no es amor, es dolor. Hay veces que las cosas se quieren tanto, que cuando no pasan,o peor aún, cuando dejan de pasar dejan un hueco inexplicable sin ni siquiera llegar a haber sido. Hay veces que son proyectos, hay veces que son historias, pero cuando lo que se queda en el camino es una vida, se acaban las preguntas, porque no hay manera de encontrar una respuesta.
Sigo sentado en el suelo, y ya las lágrimas brotan sin cesar mientras aporreo el teclado como tratamiento contra la ansiedad. Miro por la ventana y veo que el mundo no se ha detenido. Antes al teléfono no se como hice para aparentar la calma que trataba de transmitir. Ahora trato de imaginarme lo que no será, porque mañana toque mirar adelante y mirar lo que tiene, por sentido, que ser. De mientras veremos pasar volando otra antihistoria sin imágenes. Enjuagaremos las lágrimas y brindaremos por lo que podría haber sido, pero sobretodo, nos daremos el amor necesario para plantar la semilla de todo lo bueno que ha de venir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s