Seres Únicos

El Falso John Boy llamando a la tierra…Aún no  he podido aterrizar de el viaje interestelar de anoche. Había una banda especial encima del escenario y un poeta con la voz macerada por Tabacalera que no podía transmitir. Y debajo, cegados por las luces un montón de almas. Feos y guapos, gordos y flacos, altos y bajitos y algún que otro telépata transnochado. Todos cantábamos a la vez, como una sola voz, como si de un coro que lleva ensayando años se tratase, pero cada uno de nosotros pronunciaba cada palabra de cada estrofa por dentro, interiorizándola y haciéndola suya. Cada uno, en el fondo cantábamos a voz en grito nuestra historia… Sí, como cuando lo dejamos con nuestra pareja, o como cuando sales de trabajar hasta las pelotas y piensas en ese tipo tan gilipollas que todos tenemos en nuestra vida. Y miramos a quien tenemos a nuestro lado con mirada de complicidad, cómo queriéndonos decir, tú también, ¿verdad? Y Cada uno de nosotros, los allí presentes, pasamos por los baches de la noche, como pasamos por los baches de nuestra vida, yendo en la montaña rusa lesbiana que nos tenían preparada pasamos por las noches reversibles, experimentamos con algunas plantas, volvimos a 1999, para acabar aterrizando con el planeador plácidamente… Eso sí, anoche en la sala entro un rebaño y salieron hacia casa unos cuantos de miles de seres únicos…

Anuncios