La sonrisa perdida

De lo que se deja, de lo que queda arrinconado en ese lugar olvidado, de lo sucio, de lo feo, de los despojos, de lo gris, de lo superfluo, de lo irrelevante, de lo invisible no se acuerda nunca nadie.
De los autobuses vacíos, de las noches en vela, de los atascos cuando llegas tarde, de los centros comerciales, de tus momentos capitales, no, nadie te rescata cuando hace frío y se tiene hambre.
Tampoco encuentras el aliento en las aceras de las ciudades, ni el confort de un abrazo en la maraña de transeúntes. Hormigas flotando en océanos de cables. Solos acompañados. Heridas sin sangre. Lágrimas sin llanto y dramas sin desencanto. Caras tristes que vencen a los soles en un invierno que no quisiste.
Pobreza, desafecto, brazos bajados, tiempo agotado, amor desalojado, la nada que te has ganado. Vacaciones de desesperanza, amigos que se caen de la balanza, historias que por más que no quieras, se acaban. La derrota, la apatía, el vientre yermo, los ojos que no dicen nada. La sonrisa perdida, la canción más extraña, los versos que nunca escribo porque me robaron las palabras.
Y qué más dará si del aire ya huimos, y qué más dará si perdimos las batallas. Nacemos, respiramos y morimos y todo lo demás son anécdotas cruzadas. Qué más da si ganamos o perdimos si al final todo acaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s