Tutorial para volver a sonreir

Si hay algo que todos los humanos tenemos en común, es que en mayor o menor medida, hay un momento en nuestras vidas que no paramos de recibir ostias como panes. Lo que no es tan común es que esta situación se repita en el tiempo de manera recurrente, pasando a formar parte de nuestra cotidianeidad. Vamos, que el estar jodido deja de ser un estado excepcional para ser algo más que un estado de ánimo. Cuando eso pasa es muy difícil no caer en la tristeza, y de algún modo, hace que nos olvidemos de los buenos momentos que hemos tenido, y entonces sucede algo que no es nada deseable, que es que se nos olvida hasta sonreír… y eso no es nada bueno, porque la risa nos aporta muchísimas cosas, como nos enseñan en naturísima.org en este link

http://www.naturisima.org/7-beneficios-de-sonreir-que-probablemente-desconocias/

Pero yo quiero ir un poco más allá. Cada uno tiene sus referentes en la vida y para mi sin duda dos de los más importantes son Charles Chaplin y Freddie Mercury. El primero era y es considerado el mejor cómico de la historia. Chaplin nos hizo reir y nos emocionó a generaciones enteras, y su vida que en apariencia fue sencilla no fue un camino de rosas. Además de su paupérrima infancia, plasmada en The Kid (inolvidable la escena en la que se come una bota), creo que no debe ser nada fácil hacer reir, sobretodo cuando en tu vida están ocurriendo cosas que te están destrozando por dentro… pero al final siempre quedaba la risa, que al fin y al cabo, cuando vienen mal dadas es lo que hace que la vida merezca la pena…

El otro referente del que os hablaba ers del gran Freddie Mercury. Como sabréis Freddie murió de SIDA. En aquella época, cuando Freddie contrajo la enfermedad el SIDA era sinónimo de una condena de muerte y Freddie asumió su situación, y la verdad no se me ocurre una situación peor que saber que te estas muriendo y que tu vida está llegando a su fin. Freddie, en lo que para mi es uno de los ejemplos de vida más impresionantes que he visto reunió a su banda y les contó lo que le pasaba y que su única intención era seguir componiendo y cantando hasta que no le quedara ni un sólo sorbo de vida… The Show must go on, decía…

Y así lo hizo, y con una entereza que costaría creer si no tuvieramos los documentos gráficos que lo atestiguan. La última canción que escribió These are the days of our lives es el más desgarrador de los documentos que prueba lo que digo. Ese momento final dónde un Freddie completamente consumido por la enfermedad nos mira a la cámara, nos sonrie y nos dice Still I love you … ¿Se os ocurre una forma mejor que afrontar la vida?

Pues si la respuesta sigue siendo que no, solo espero desearos que las nubes que hoy dejan tormentas sobre vuestras cabezas desaparezcan. Saldremos de esta, os lo aseguro…

Y si aún pensais que no, y seguís sumidos en la negatividad, pues me tendré que encomendar a Steven para desearos que al menos os sintáis mejor…

Y sí ni los consejos de naturísima, ni mi perorata sobre Chaplin y Freddie, ni mis videos motivacionales os sirven ya sólo se me ocurre encomendarme al arzobispo de España… ¿Qué más puedo hacer?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s