Lo que tenía que pasar

Y por fin Septiembre se acaba y pasó lo que tenía que pasar. Se acabaron los días de playa, las noches en las terrazas y los paseos de madrugada. Se acercan las nubes y la rutina vuelve a invadir nuestras vidas como un bostezo, adormeciéndonos y preparándonos para el irremediable letargo invernal. Si, por fin Septiembre se acaba, y digo por fin porque ya tocaba, porque ha sido un mes que no ha sido nada, excepto un par de retales que pienso guardar en mi caja de desastres. Así que, básicamente, pasó lo que tenía que pasar… Que vino el viento y con el se trajo las nubes, y después empezó la tempestad. De vez en cuando claros en el cielo, para durar un momento y luego volverse a nublar. Y yo mirando por la ventana, con la extraña sensación de haberme movido del sofá viendo mi barba crecer. Y no, este mes no brotaron flores ni revoloteaban las mariposas a mi alrededor. Aunque puede que si, que hayan pasado un millón de cosas pero no me he dado cuenta, porque en el fondo, todo me da bastante igual. Me levanto por las mañanas, me ducho, me visto y me voy a trabajar. Hago mi tarea y a veces escribo. Salgo a tomar algo con los amigos, y sí, a veces me río, pero sigo aquí, esperando a que el silencio se vuelva mi amigo. Y acaba otro día, y sigo en el sofá, peleando con mis dedos para que no te escriban una vez más… más que nada porque me lo prometí, más que nada porque no estás, Y por fin se acaba Septiembre, casi sin poderlo evitar..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s