Escapar V (el espíritu del vino)

image

Como decía Julio Iglesias, “me gustan las mujeres, me gusta el vino” y hoy no era un día de mujeres. Bajamos hasta la comarca del Somontano para visitar en Castillazuelo la bodega ESTADA. Hay bastantes bodegas en el Somontano, algunas muy grandes como Bodegas Pirineos, Viñas del Vero o Enate, pero hablé esta mañana con Miguel Ángel, el propio bodeguero y uno de los dueños de la bodega y nos invitó a visitar su bodega. Cuando llegamos nos encontramos a Miguel Ángel esperando en la coqueta entrada de su moderna bodega. Además de los socios, la bodega la llevan entre Miguel Ángel y su hijo Carlos. La vida de ambos es el vino, y por eso la visita a su bodega no ha sido la típica visita turística donde te explican cuatro datos curiosos y te alardean de hacer el mejor vino del mundo mundial.

image

Miguel Ángel ha estado agradabilísimo regalandonos 3 fecundas horas de su tiempo. No sólo nos ha explicado como se hacen sus caldos, sino que también ha respondido amablemente a todas y cada una de las preguntas que les hemos hecho.

image

Y no lo hacía con desgana ni con ganas de ventilar pronto la visita. No. Nos hablaba de su vino con pasión y con orgullo de algo en lo que no sólo invierte, seguramente, su dinero, sino, gran parte de su vida. Después degustamos algunos de sus vinos y se veía en ellos eso de lo que os estaba hablando. Yo, amante del vino he disfrutado de sus explicaciones tanto como de los vinos en si. Para mi, el vino es algo muy especial. Ya no sólo por los placeres que ofrece su degustación, sino también por la especial embriaguez que produce. El vino se diferencia de otras bebidas alcohólicas en que claramente invita a compartir y conversar, ya sea alrededor de una mesa y un mantel o bien en la calidez de un sofá con una agradable compañía. El vino incita a compartir y a dejarse llevar por su espíritu.

image

En ESTADA ese espíritu lo transmite la sabiduría que se adivina en el pelo cano de Miguel Ángel y tiene asegurada una próspera continuidad en las manos de su hijo Carlos, experto enólogo. Nos tuvimos que ir de ESTADA con la certeza de volver y si no con el consuelo que nos deja en el paladar el suave tacto de sus vinos.

Os dejo con unos maños universales que hablan de esto… del espíritu del vino…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s