La Ciencia

Últimamente he estado dándole muchas vueltas a la cabeza y he vivido atribulado por mis problemas. Estos problemas, en su gran mayoría tenían un denominador común que es que ninguno de ellos pasaba su resolución, o no, de forma satisfactoria para mi , por mis manos. La cosa es que además de  trabajar, escribir y meditar suelo gastar mi tiempo en pasar mi tiempo con amigos y amigas. En concreto haré mención a dos conversaciones con dos amigas, que no se conocen entre si, pero tienen algo en común. Resulta que cuando hablaba con ellas de mis problemas, supongo que tras parecerles pesado, la una me dijo que su fórmula para afrontar los problemas que no podía resolver y que le atenazaban era obviarlos. Yo le replicaba señalándole que así no resolvía el problema, y me decía que dándole vueltas tampoco y al menos continuaba haciendo otras cosas más productivas, y que así también su cabeza no sufría tanto. El segundo planteamiento que me señaló otra de ellas, venía a través de controlar los sentimientos, y, de alguna manera, distanciarse de ellos. A este segundo planteamiento no le encontré réplica, casi seguro porque mi mente hervía a demasiados grados después de que dos personas me hicieran dos planteamientos que para mi son tan inasequibles. Antes he mencionado que mis dos amigas tienen algo en común, y es que las dos tienen formación científica. Yo en cambio soy un hombre de letras. A mi este detalle no me ha parecido inadvertido y me ha dado que pensar, porque para mi es imposible actuar de otra manera de la que estoy actuando, y es debido con total seguridad a que mi mente no admite tales estructuras mentales tan analíticas. Dicen que hay gente que atrae a los problemas, y me temo que yo soy una de esas personas, y creo que no es una cuestión de azar. Soy yo mismo, por mi propia forma de ser el que me meto en líos, y si no los tengo, me los invento, o actúo de alguna manera inconsciente que me conduce al desastre, para ir caminando sobre el alambre de manera casi inevitable. Así pues, con envidia me fui a dormir ayer, pensando en mis amigas y su capacidad para racionalizar las adversidades. Ojala mi mente fuera como la de ellas, aunque me temo que en ese caso este blog no existiría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s