Golpe maestro

Hoy voy a dejar la lírica que ha inundado últimamente el blog para hacer algo que al iniciar esta aventura me había prometido no hacer, que era hablar de política, pero es que no… no puedo seguir ajeno a lo que está pasando.
Recuerdo cuando empezó la crisis en el 2008, que escuchaba a Niño Becerra con incredulidad cuando decía que la crisis como mínimo duraría 7 u 8 años, pero que fácilmente podría extenderse más allá de una década. Yo no me lo quería creer. Iluso de mi, pensaba que no podrían dejar caer a las familias y a las pequeñas empresas sobre las que se había sustentado el crecimiento económico del país, ya que supondría la paralización total de la economía y que esto derivaría en una quiebra del estado. Bueno, pues sí, eso fue exactamente lo que hicieron. Se lo cargaron todo, no dejaron ni títere con cabeza. Una vez que ya empezaron estaba claro dónde iban a ir a morder, y sí, fue donde más duele. Se cargaron aquello que tanto les había costado construir a nuestros padres, que es esa cosa que llamamos “el estado del bienestar”, pero que básicamente se sustenta en dos cosas: La Sanidad y la Educación. Si, no es una errata, de aquellas que suelo cometer, las he puesto en mayúsculas, porque pienso que son la base de nuestro sistema. También se cargaron la Justicia, también con mayúsculas, aunque hoy va con minúsculas y muy muy pequeñita, y desgraciadamente más ciega que nunca, o mejor dicho, han diseñado una justicia que es perfecta para mirar a otro lado. Todo esto a ido acompañado de un control férreo de los medios de comunicación. Pero bueno, afortunadamente siempre quedaba alguna “oveja negra” en cada uno de estos sectores que se ha jugado el tipo para ponerle el cascabel al gato y que se viera que es lo que estaba pasando, y poco a poco ha ido siendo visible y patente el drama por el que está pasando tantísima gente. Desde nuestra poltrona mullida y cálida es difícil percibir el drama, hasta que o bien nos toca vivirlo de cerca o directamente, pasas a ser el protagonista de una verdadera historia de terror con un final que no quieres ni te atreves a imaginar. Y el perro empezó a ladrar, cada vez con más rabia, y el amo quiso ponerle un bozal. Pero ahora les ha llegado la hora y tocan las elecciones. Aún tienen a su favor un sistema electoral que claramente les favorece, pero, afortunadamente, dos nuevos partidos han irrumpido con fuerza, y parece que las cosas van a tener que cambiar. Dicen aquello de que cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. En Grecia el cambio ya ha llegado, y aunque los medios solo hablan de los modelitos de Varoufakis, amigos griegos me cuentan que las cosas han cambiado y que ya solo el ánimo de la gente, hace que puedan vislumbrar un horizonte distinto al huracán que trata de imponer Bruselas. Aquí tenemos a Ciudadanos y a Podemos. Yo tengo predilección por una de las dos opciones, pero no la voy a hacer pública en el blog. Quien me conoce ya sabe por donde tiro, pero, queridos lectores, cuando vayan a votar, voten a uno de estos dos partidos. PP, PSOE e IU han demostrado su incapacidad para gobernar el barco, y lo que es peor, han desguazado el barco, lo han vendido por piezas y se están pegando la gran vida a nuestra costa. Por eso, os pido el voto para cualquiera de estos dos partidos. Espero que aporten savia nueva a la política de este país y que sobretodo, nos permitan tener la esperanzado que si se puede.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s