REVOLUCIÓN

Ayer me llegó este link:

http://www.cuatro.com/noticias/sociedad/Hacienda-intenta-cobrar-deuda-nino-despues-suicidio-padre_0_1621200241.html

La verdad es que la información no está demasiado elaborada (es Cuatro, Mediaset, No se puede decir nada más), pero el hecho que narra es escalofriante. Por mi profesión trato a diario con personas con problemas con la Agencia Tributaria y otras administraciones públicas, y la verdad, es que sin conocer a fondo el caso, me cuadra dentro de las prácticas de la Agencia Tributaria. Por norma general al ciudadano de a pie, ya sea desempleado, trabajador autónomo, trabajador por cuenta ajena o bien pequeño empresario se le trata con una rectitud y en muchos casos, una prepotencia, que otros personajes o entes no sufren. Me refiero, por ejemplo a esta otra noticia:

http://www.elmundo.es/espana/2015/03/17/55080bd4e2704e5d4f8b457f.html

Evidentemente, la vara de medir no es la misma para la familia de la primera noticia que para los señores del Partido Popular. Caso a parte es la presión fiscal que recibe el ciudadano medio, respecto a la indolencia que parece haber ante las mil tropelías de fraudes, malversaciones, sobres, tarjetas black y otras variedades de desfachateces cometidas por los poderosos. A mi me vienen a ver personas con problemas, gente que soporta mucha presión, y estoy convencido de que alguno de ellos, algún día esta presión le va a superar  y va a hacer algo, no se el que, que salga de lo que podríamos llamar, cotidiano, por llamarlo de alguna manera. Ante esta situación me sorprende  la estoicidad que está teniendo el pueblo Español, quien por norma general, y salvando las disidencias, actúa como mero espectador de la dramática situación que tenemos ante los ojos. Y sí, nos indignamos ante cada nueva información que nos llega y nos preguntamos hasta dónde vamos a llegar, pero seguimos plácidamente, sorbiendo la sopa, cada vez más boba, y viendo las noticias, como quien ve pasar las nubes. Quizás sea el momento de cambiar y de dar un puñetazo en la mesa. Me pregunto cuanta gente se tiene que suicidar, cuanta gente ha de perder su casa, cuanta gente ha de verse encadenada de por vida a un banco para que salte la chispa que ha hacer arder el fuego necesario para el cambio. Tenemos las urnas,pero son estas suficientes cuando un poder tan grande como la prensa, controlada por los más poderosos, es tan eficaz manipulando a las masas. ¿Hacia dónde vamos? No lo sé. Quizás ha llegado el día de la revolución.

Anuncios

6 thoughts on “REVOLUCIÓN

  1. Es tan posible una revolución social y política como que en agosto nieve en Barcelona. Y las revoluciones lo primero que exigen es cabezas cortadas. Existen otro tipo de revoluciones más tranquilas pero no por ello menos radicales: de hecho el mundo está cambiando constantemente. Nada tiene que ver el mundo en que vivo ahora con el que conocí en mi juventud.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s