Rimas y Leyendas (o Where is my mind)

INTRO por Nico Rodríguez

Hoy un viejo amigo, “el falso John Boy”, me ha invitado a colaborar en su blog. He decidido aceptar el envite y la verdad es que no se hace difícil escribir cuando una emoción es el motor de arranque…“la chispa adecuada”.
Todo ha comenzado, sin saber bien cómo, con la frase “Where is my mind?” título de un hit de Pixies banda leyenda del rock de los 80 con Frank Black como frontman liderando la banda. Frase que me lleva a pensar… “wherever my friends are”.
Después de una reunión, en torno a una mesa y unas brasas, de aquellas periódicas de amigos en las que la actualidad y las preocupaciones que nos ocupan se tiñen de risas, anécdotas y viejas historias (ahora vintage por aquello del mainstream), que nos hacen tener la justa medida del espacio y tiempo en que vivimos. Pasan los años, pero tal vez apenas nada más.
De “Where’s my mind?” himno clausura de aquellas grandes y míticas noches reversibles de antaño de Razzmatazz, hemos enlazado con batallitas relacionadas a aquella canción y con personajes presentes en ellas, referentes y eternos.
Y de esto a aquello, y de aquello a lo otro… y de lo otro a Rimas Kurtinaitis alero lituano “francotirador” desde la línea de 6’25m y considerado como uno de los mejores triplistas también de los 80.
La cuestión, es que hablar de un gran amigo (modelo y referente para todos los que nos hemos fijado en él) al que apodamos “Kurtis” en honor a ese aire añejo que el bigote del jugador Lituano evocaba ya antes del concepto “vintage” como homenaje a lo viejo pero vigente y a lo antiguo pero atemporal. Pero sobretodo, con sorna y aún más con cariño, por los años de diferencia que hay entre nosotros, que generacional y cronológicamente han servido para enseñarnos el camino a seguir.
Sirva este apéndice como introducción a la historia de un jugador leyenda del baloncesto de los 80 y como mi aportación a este blog…

***********************************************************************

Ahora se supone que os debo hablar del gran rimas Kurtinaitis, para mi uno de los grandes en aquella inolvidable primera selección lituana post-desmembramiento de la URSS. Aquel equipo pasó todo tipo de vicisitudes, hasta el punto de no tener ni ropa para jugar. Curiosa es la historia que se cuenta en el interesantísimo documental The other Dream Team, donde entre otras cosas se cuenta como fueron la banda de rock psicodélico Grateful Dead quienes compraron la particular vestimenta con la que participaron los lituanos en los Juegos de Barcelona 92

Selección de Lituania en los JJ.OO. de Barcelona 92
Selección de Lituania en los JJ.OO. de Barcelona 92

Así de esta guisa los Sabonis, Marcioulenis, Kurtinaitis, Karnisovas y Homicios se llevaron el bronce en una competición donde estaban el Dream Team de Jordan, Magic, Bird, Stockton, Malone, Mullin, Barkley, Drexler, Ewing, Robinson, Mullin y Laettner (sí, se llevaron a un Junior…) y una Croacia con un Petrovic en plan estelar secundado por Kukoc, Radja, Tabak y cía… Pero centrándonos en la figura de Rimas Kurtinaitis, el de Kaunas dio sus primeros pasos en el Zalgiris de Kaunas y tras pasar por Alemania y un año de transición en el Zalgiris recaló en España en las filas del Argal de Huesca, sustituyendo nada más y nada menos que a Valery Tikhonenko. De ahí pasó al Madrid, donde en su segundo año se lesionó y fue cortado. Posteriormente su carrera fue decayendo, para volver a Lituania donde volvería a vivir su último gran momento de gloria cuando fue nombrado MVP del partido de las estrellas de la Liga Lituana. Después ha llegado a ser hasta ministro de Deportes de su País y a sustituir al sobrevaloradísimo Sergio Scariolo como entrenador del Khimki Ruso. Como jugador fue infalible desde los 6,25 y desde la linea de tiros libres. Como diría el malogrado Andrés Montes, raza blanca, tirador… Y mucho más. Era un jugador inteligente que sabía sacar provecho de su constante amenaza en el tiro, con lo cual, era un quebradero de cabeza para las defensas rivales, sobretodo cuando jugaba con Lituania y contaba a su lado a un letal Sabonis para rematar sus incursiones hacia el aro.

Y todo esto para hablaros de “nuestro” Kurtinaitis. Estoy completamente de acuerdo con la intro que ha hecho Nico. Kurtis ha sido, es y será un referente. Él no lo sabe, y quizás tampoco Nico, pero cuando en el día de la boda de nuestro Rimas sonó como colofón Where is my mind, y este preciso cambió mi vida. Como dirían los Amaral, sería el champán, sería el licor, pero aquella noche, cuando sonaba aquella canción me encontré completamente perdido ante la incapacidad de responder aquella pregunta: WHERE IS MY MIND? Si hay que elegir un punto en el tiempo dónde nos damos cuenta que hemos tocado fondo, el mío sería ese sin duda, más allá de mi posterior infarto, ese fue el momento en el que vi que sabía que había muchas cosas en mi vida que tenían que cambiar. Y bueno, lo bueno de tocar fondo es que solo puedes ir hacia arriba… y bueno, hasta el infinito y más allá. y lo demás, es historia, historia que por fortuna, los incombustibles, y cada uno a nuestra manera, seguimos escribiendo juntos… Grande Kurtis, Gracias por todo, aunque no lo sepas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s