Oh, Capitán! Mi Capitán!

El club de los Poetas Muertos El club de los Poetas Muertos

Ayer, tomando unas cervezas con unos amigos, no se ni como ni por qué una de las amigas que nos acompañaba confesaba que no había visto “El club de los Poetas Muertos”. No es ningún pecado capital, pero nuestra amiga es profesora de secundaria, y además enseña Inglés a sus alumnos. Yo me quedé anodadado y le dije que eso no podía ser, que tenía que levantarse de la silla e irse inmediatamente (serían las dos de la madrugada) a ver la película. Yo he de reconocer que ya llevaba unos quintos encima y afortunadamente no me hizo caso, pero si me prometió el visionado de tan imprescindible cinta. A mi al menos me marcó en su momento y sin duda, los efectos perduran.

http://www.filmaffinity.com/es/film315826.html

Dirigida por Peter Weir hace ya más de 25 años esta película protagonizada por el difunto e inolvidable Robin Williams nos cuenta una historia ambientada en un elitista internado americano. El personaje protagonista, el profesor Keating, interpretado por el mencionado Williams, utiliza en sus lecciones unos métodos muy alejados de la ortodoxia del colegio Welton. El Profesor Keating, profesor de literatura, anima a sus alumnos a pensar por si mismos y enseña lecciones tan importantes como es el disfrutar de la vida (Carpe Diem), a no resignarse, utilizando como vehículo a grandes poetas como Thoreau o Whitman o a entender que nadie está en la posesión de la verdad absoluta, entre otras valiosas enseñanzas.

Antes de escribir este post he vuelto a ver la película y El Club de Los Poetas Muertos sigue estando vigente, más que nunca, diría yo. Se que se aleja mucho de la realidad de la educación actual, pero yo tuve la suerte de tener a mis profesores Keating, que a su modo, hicieron de una pandilla de chicos inverbes de barrio los hombres que somos ahora, que unos con más éxito y otros con menos, pero todos con un fáctor denominador en común: creo yo que de allí salieron buenas personas y buenos ciudadanos. He hecho mención a este hecho en el Post Ruinas y uno de mis “Keating” preferidos, me decía que prendiéramos fuego a ese recuerdo y que vomitáramos sobre él. Algo parecido les dice el genuino profesor Keating  a sus alumnos cuando estos le muestran el anuario dónde figuraba Keating como antiguo estudiante de Welton.

De nuevo, os animo a ver esta preciosa cinta, y a saborearla, y si podéis, a que la apliquéis, regalando a quien podáis, la más importante enseñanza que se desprende de El Club de Los Poetas Muertos y de la vida en general: Sed vosotros mismos. Que tengáis un feliz fin de semana.

Anuncios

4 thoughts on “Oh, Capitán! Mi Capitán!

  1. Yo vi esta película cuando la estrenaron y entonces me emocionó como a ti. Sin embargo, la he visto repetidas veces porque se la he pasado a mis alumnos en ciclos de cine y progresivamente he ido experimentando un cansancio y aversión hacia el profesor Keating que me ha sorprendido. Soy un aficionado al cine que tiene su centro en el aula. He visto numerosas películas de un profesor y sus alumnos y El club de los poetas muertos se me representa como falaz, efectista y tramposa. No hay profesores así. Y no sería bueno convertir a un profesor en una especie de gurú que iluminara el camino de liberación de los alumnos que lo idolatrarían. Me parece talmente falso que les haga arrancar la parte del libro que representa la reflexión de Pritchman sobre qué es poesía para ofrecerles la alternativa de reunirse en la cueva como club de los poetas muertos para vivir la esencia de qué es realmente poesía, una apología del malditismo. Hay películas mucho más honestas sobre un profesor y sus alumnos empezando por la de Sidney Poitier, Rebelión en las aulas. O esa que se acerca más a nuestra realidad como la desoladora La clase. Una que me dejó interesó fue El profesor dirigida por Tony Kaye. La función de un profesor es incierta. Lo digo tras más de treinta años de profesor en los que ha habido de todo. Aciertos, errores, fracasos, breves triunfos, alumnos que te han considerado y otros que te han querido arruinar la moral y burlarse de ti. El profesor no es un superhéroe capaz de transformar a sus alumnos explicándoles qué es el carpe diem. Hoy todos los chicos lo saben. ¡Quién no desea aprovechar la juventud? No es ese el problema. El profesor tiene una escasa capacidad de acción. Alguna tiene es cierto pero no es un taumaturgo que puede llegar a representar el idea de treinta chavales. Desde luego ahora no. Alguna vez he sabido de algún profesor o profesora cuyos alumnos se han subido a la mesa para despedirla como al profesor Keating. Ahora aspiro a poco: a no sufrir en primer lugar. Después a intentar hacer una labor de desbroce de los estereotipos y fomento del pensamiento libre. No es fácil. La brillantez no existe. En mi instituto hay una profesora joven que se aproxima en algo al profesor Keating, pero cuando veo sus fotos en FB con sus alumnos entiendo que se está realizando a través de ellos. Somos dos mundos distintos. Lo mejor no dejar huella consciente. Ciertamente hay muchachos que descubrirán tiempo después el valor de lo que les diste: si ellos lo tenían ya dentro. Otros no te necesitarán para nada. El año pasado fui a Montserrat con tres exalumnos cuyo nombre oculto. Pasamos toda la noche caminando juntos pero para mí fue una tortura. Los tres pugnaban por mostrar quién era más gracioso e ingenioso. Total, una noche entera de paridas que no tenían fin. Habían sido mis alumnos hace veinte años. Dudo que ninguno de ellos leyera ni se interesara lo más mínimo por la literatura. Otro exalumno de hace veinte años me dijo hace unos meses en FB que le había decepcionado por mis críticas al nacionalismo catalán, que Cataluña había sufrido mucho como pueblo y como nación. Quiero decir que a veces hay coincidencias y muchas otras veces no. La labor de un profesor es mucho más gris que la que muestra Keating en un selecto colegio de élite para futuros cachorros del sistema. Nadie cree hoy ya en el club de los poetas muertos, me refiero al concepto no a la película.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s